publicidad
publicidad
Huracanes

     Al igual que ocurre con otros fenómenos como los terremotos, todavía no se han realizado los estudios necesarios para saber dónde y cúando se producirán los próxmos huracanes. Sin embargo, la mayoría de los científicos coinciden en afirmar que la mayor frecuencia y virulencia con la que se están dando huracanes en corrientes como la de El Niño, se debe a las modificaciones que se están produciendo en el clima por el efecto invernadero.


     La Dirección de Meteorología Sinóptica y Aeronáutica trabaja las 24 horas del día utilizando información de las diferentes variables meteorológicas (temperatura, presión atmosférica, dirección y velocidad de viento, nubosidad, precipitación, tiempo presente y pasado, etc.) para determinar cómo se distribuirán los distintos fenómenos meteorológicos, tales como anticiclones, centros de baja presión, frentes fríos, vaguadas, ondas…


     Gracias al desarrollo de la tecnología y de los satélites espaciales meteorológicos se puede ver a través de imágenes el estado actual de la atmósfera, el lugar donde tendrá lugar el fenómeno y su foco de desarrollo.


     A todo esto se le unen los grandes avances informáticos que permiten realizar predicciones de aquí a un futuro. Así algunos científicos han vaticinado que el cambio climático será un factor determinante en el aumento del número de hurricanes en los próximos años. Thomas Knutson, investigador del NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) establece que el calentamiento de la tierra que se está dando en la actualidad hará aumentar la temperatura del mar 2,2 ºC y que supondría un aumento del 5% al 10% de la velocidad de los vientos huracanados, según las previsiones de este modelo regional de previsión de huracanes. Además dice que la probabilidad de que surjan huracanes y tifones aumentará en un 18% en los próximos ochenta años.


     Ante esta teoría existen distintas posturas, pero cada vez más asociaciones como Cruz Roja y científicos de todo el mundo alertan de la necesidad de mejorar infraestructuras, construir edificios seguros y que los habitantes de las regiones de huracanes sepan qué hacer en caso de huracán .


¿Cómo se nombran los huracanes?


     La experiencia muestra que el uso de nombres cortos y distintivos en las comunicaciones orales y escritas lleva menos a error que la antigua nomenclatura (identificación a través de la longitud y la latitud). Estas ventajas son especialmente importantes a la hora de intercambiar información sobre los huracanes entre cientos de estaciones, bases en la costa y barcos en el mar. También reduce la confusión cuando dos o más huracanes suceden a la vez. Durante cientos de años la mayoría de los huracanes del Caribe han tomado su nombre del santo particular del día que ocurrían. En su libro "Huracanes" el Dr. Ivan R. Tannhehill menciona algunos ejemplos, como el huracán Santa Ana, que golpeó Puerto Rico el 26 de julio de 1825 o San Felipe (primero) y San Felipe (segundo), que llegaron a Puerto Rico el 13 de septiembre de 1876 y 1928 respectivamente. Este autor también habla de Clement Lindley Wragge, el meteorólogo australiano que empezó a llamar a las tormentas tropicales con nombres de mujer a finales del siglo XIX. Desde entonces y hasta los años 70 únicamente se usaron nombres femeninos para los huracanes. Esta práctica comenzó a generalizarse a partir de la II Guerra Mundial, cuando los meteorólogos del Ejército y la Fuerza Aérea de Estados Unidos comenzaron a seguir los movimientos de los huracanes del Océano Pacífico, más conocidos en esa región como tifones.Desde 1953, los huracanes del Atlántico han tomado su nombre de listas elaboradas por el Centro Nacional de Huracanes. Actualmente estas listas las mantiene y actualiza un comité internacional de la Organización Metereológica Mundial. En 1978 se incluyeron alternativamente nombres de mujeres y de hombres para las tormentas del Pacífico Norte Oriental y al año siguiente la OMM y el Servicio Nacional de Meteorología lo extendieron a todas las listas de nombres. Existen seis listas y van rotando; así, la lista de 2013 se usará de nuevo en el año 2018 y ya fue usada en el año 2006. Las letras Q, U, X, Y y Z quedan excluidas de las listas ya que pocos nombres propios empiezan así.


 

     Sólo hay una razón por la que se produce un cambio en las listas: cuando un huracán provoca tanta muerte y destrucción que volver a usar su nombre sería una falta total de sensibilidad. Cuando esto sucede, se reúnen los miembros de la OMM y retiran el nombre de la lista, sustituyéndolo por otro. Así, se han producido varios cambios desde que se crearon y los nombres de los peores huracanes como Camille, Mitch o Katrina han sido retirados y sustituidos por otros.os huracanes catastróficos pueden alcanzar una categoría en la escala de Saffir-Simpson.

 

     Se preparan listas de 21 nombres de huracanes para el Atlántico y de 24 para el Pacífico. En el supuesto de que hubiera que nombrar a más de 21 huracanes en la cuenca Atlántica en la misma temporada se tomarían nombres del alfabeto griego: Alpha, Beta, Gamma. Si se produce  un huracán fuera de temporada, se nombraría dependiendo de la fecha. Así, si sucede en diciembre, tomaría su nombre de la lista anterior; pero si sucede en febrero, lo tomaría de la siguiente.

 

     Existen listas de nombres para la cuenca Atlántica, las Cuencas Noreste, Noroeste y Central del Pacífico, las Cuencas Suroeste y Norte del Océano Índico y las regiones de Papua Nueva Guinea, Australia, Filipinas y Fiji. Las listas de la cuenca Atlántica y el Este del Pacífico Norte van rotando cada año, el resto sigue un sistema de rotación distinto tal y como informa el Centro Nacional de Huracanes.

 


Nombres de huracanes 2013



Noreste del Pacífico 2013
Alvin Barbara Cosme
Dalila Erick Flossie
Gil Henriette Ivo
Juliette Kiko Lorena
Manuel Narda Octave
Priscilla Raymond Sonia
Tico Velma Wallis
Xina York Zelda



Atlántico 2013
Andrea Barry Chantal
Dorian Erin Fernand
Gabrielle Humberto Ingrid
Jerry Karen Lorenzo
Melissa Nestor Olga
Pablo Rebekah Sebastien
Tanya Van Wendy


 

 

Las imágenes usadas en esta página web se encuentran bajo licencia Creative Commons o son de Dominio Público