Ingeniería Mineral: Bolivianita

Ingeniería

ESCUELA MILITAR DE INGENIERIA

MCAL. ANTONIO JOSE DE SUCRE

                     BOLIVIA

 

PLAN DE TRABAJO

TEMA: PRODUCTO MINERAL “BOLIVIANITA”

  1. INTRODUCCIÓN

En la actualidad, la minería es la segunda actividad productiva de país, según información proporcionada por expertos que precisan que aún existen grandes cantidades de yacimientos y se tiene una diversidad de minerales que van desde los metales preciosos hasta los de uso tecnológico, cuyas cotizaciones en los mercados internacionales suben sin parar.

 

La minería boliviana en el último quinquenio según coinciden los informes de Fundación Milenio, el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y el Ministerio de Minería y Metalurgia (MMM), ha tenido un panorama favorable en el mercado mundial debido al alza de los minerales y las cotizaciones; que, en algunos casos, llegaron a picos altos.

 

Sin embargo, estos informes también coinciden, en que entre el 2012 al 2014 las curvas de precio han descendido, afectando a las exportaciones de los minerales que salen como materia prima.

 

Los datos señalan que el 2012, las ventas de Bolivia sumaron 3.871 millones de dólares y las de la gestión 2013 llegaron a poco más de 3.083 millones de dólares.

Por su parte, hasta agosto de 2014 el registro de las exportaciones, según Fundación Milenio, llegó a los 2.800 millones de dólares haciendo que la curva siga en descenso, provocando el colapso de empresas mineras como es el caso de Mallku Khota en Potosí e Inti Raymi en Oruro. En relación a esta última, a mediados de octubre dio inicio al despido de trabajadores y, de acuerdo a lo informado por sus ejecutivos, esperan cerrar operaciones en diciembre.

“Los números arrojan índices negativos que plantean una necesidad de reformular las políticas de la minería en Bolivia, y para eso es necesario establecer reglas claras con el nuevo instrumento legal”, sugiere el experto en minería Henry Oporto.

 

Un documento del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) señala que el sector privado genera el 63% de la producción de concentrados de mineral, en tanto que las cooperativas suman el 29% y la minería estatal cubre el 8% del volumen total disponible para exportar.

 

La otra figura en números, de acuerdo al anuario del Ministerio de Minas y Metalurgia (MMM) del 2013, muestra que el 70 % de lo que se obtiene por la exportación de minerales bolivianos, corresponde al sector minero privado, las cooperativas recuperan el 21 % y la minería estatal el restante 9% por ciento.

 

En la actualidad la explotación de los minerales tradicionales continúa dominando la oferta de la minería boliviana hacia el mundo, sin embargo, se abren nuevas proyecciones con otros minerales no tradicionales como los tecnológicos y los radioactivos.

 

  1. DESCRIPCION DEL PRODUCTO

 

Hace años atrás cuando mediante prospecciones efectuadas por ingenieros geólogos e ingenieros metalurgistas del Instituto Minero Metalúrgico (IIMM.); por una parte y por otra la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), descubrieron en el Precámbrico, departamento de Santa Cruz, y una cadena montañosa donde se detectaron mediante métodos de mensuras cartográficas con datos satelitales, yacimientos de piedras semi-preciosas, yacimiento de hierro (Mutún), piedra caliza, de estaño, wólfram y por supuesto oro, para su explotación mediante sistema aluvial. Corrían los años de la década del 80, cuando se detectó explotación de varios de éstos minerales y maderas preciosas y obviamente las piedras semi-preciosas. 

 

Es en estas circunstancias que otro importante yacimiento había sido descubierto pero esta vez por empresarios privados, quienes empezaron a explotar mediante la apertura de socavones, la misma está bastante distante (como punto más cercano), de Corumbá frontera con el Brasil y a muchísimos kilómetros de la capital Santa Cruz de la Sierra.

 

Teniendo en cuenta que dicho yacimiento está rodeado por selva virgen en pleno monte, al lugar sólo se llega mediante helicóptero o avionetas; pues no existe otro medio de comunicación terrestre sólo intercomunicación mediante aparato de "radio", entre la capital y la mismísima localidad de la mina. Nos referimos a la Bolivianita, gema de intrínseca naturalidad y exquisito estilo y preciosamente labrada por la Madre Naturaleza; refinada por la excelente fusión de la Amatista, que es un cuarzo de color violeta, considerada como piedra fina, con el Citrino, que es la composición en esencia de varios elementos químicos con sales minerales. 

 

La unión natural de ambos elementos se produjo hace millones de años, según expertos de la materia, mediante el choque de dos fuerzas electromagnéticas, en combinación con varios elementos e inclusive el factor climático. Este extraño suceso como fenómeno hasta mítico, le dio esa particularidad de Gema Preciosa. Dicha fusión natural del Citrino y la Amatista forman en su generalidad una diversidad de colores que van desde todos los tonos del color amarillo, hacia la variedad de los colores lila..., hasta los profundos color violeta. Como habíamos manifestado antes, dichas características especiales y espectaculares de belleza y alegoría en todo el contexto, hacen (no cabe duda), que ésta gema sea única en el mundo.
 

La Bolivianita, es extraída de la mina Anahí, ubicada en la zona del pantanal boliviano Prov. Germán Busch (departamento de Santa Cruz), más o menos 220 kilómetros de Puerto Suárez.

 

  1. ESTADISTICAS

 

Las minas que contiene la bolivianita se encuentran en el cerro Yuruti, de la provincia Germán Busch, generando su explotación alrededor de 1.000 empleos directos, pero fácilmente su producción puede alcanzar las 12.000 fuentes laborales. También se espera que anualmente genere $us 720 millones en exportación de la piedra tallada, un monto muy superior a los $us 20 millones que se generaba comercializando la gema en bruto.

 

Actualmente las empresas captan el material que antes estaba siendo exportado en bruto al exterior, comenzamos con el tallado en el país generando aproximadamente 1.000 fuentes de empleo, pero con que la piedra sea industrializada en Bolivia, exportándose en la actualidad piedras talladas a Argentina y varios países europeos.

 

Joyas en oro. La exportación de joyas con oro nacional  fue $us 43,45 millones. Esto significó un crecimiento del 218,37%. El comercio con material importado fue de $us 24,11 millones.

 

Joyas en plata. La exportación de este material decreció en un 2,33%. A julio de este año, se exportaron un valor $us 4.29 millones. En julio de 2012 se vendieron $us 4,39 millones.

 

Bolivianita. Las minas de esta piedra están en el cerro Yuruti, de la provincia Germán Busch, genera alrededor de 1.000 empleos directos. A julio se exportaron $us 319.109.

 

  1. PRODUCCIÓN

 

La extracción minera de la Bolivianita, o ametrino, se realiza de dos maneras.

 

La primera visible a pocos pasos del campamento y denominada tajo abierto, que significa la excavación por niveles de la montaña donde se alberga el mineral, dando lugar al cristal expuesto al aire libre. Se puede ver en las paredes de la montaña  las venas del cristal expuestas en todo su color y esplendor atrapado entre rocas y tierra color ladrillo. El trabajo de extracción se lleva a cabo siguiendo las venas del cristal y martillando cuidadosamente los alrededores para dejarlo libre. 

 

La segunda, en túneles subterráneos que se conectan unos a otros siguiendo de igual manera las venas irregulares de la roca del mineral. Entramos al túnel llamado Pozo Rico, al llegar a la base se puede observar con la ayuda de linternas, las venas de los cristales incrustados en la roca que siguen sus propias rutas singulares y entrelazadas, internándose en las profundidades de la tierra; retando su descubrimiento. Esas rutas nos llevan a la magnificencia de una geoda gigante e imponente que desafía toda posible explicación a su existencia.  

 

Es una cueva de cristales, su entrada, sus muros, techos, rincones todos cubiertos por picos perfectos de diversos tamaños y tonos morados. Se convierte en juego de luces el buscar y encontrar entre los cristales y picos aquellos que muestren a la Bolivianita, a los dos colores lado a lado el morado y el ámbar. La mayor parte de los cristales de la mina son Amatistas, el Ametrino o Bolivianita está distribuido al azar entre todo este universo del cristal morado. 

 

La extracción de los cristales de esta gema, en ambas operaciones, se  realiza a mano martillando con sumo cuidado los alrededores de los cristales, liberándolos de la tierra y  rocas de acuerdo a su tamaño y estructura. A través de los años la empresa ha ido perfeccionando las técnicas de explotación de los cristales. En el lugar de extracción el mineral es embolsado para luego ser transportado al área de clasificación, donde primero se  pesa. Cada bolsa tiene un peso promedio de 35 kilos. 

 

En el área de clasificación los cristales son meticulosamente ordenados de acuerdo a la profundidad de colores, claridad y tamaño y luego embalados para ser transportados a la cuidad. Imperfecciones y rutilados naturales hacen que una gran cantidad de este cuarzo no se  pueda utilizar para el corte de gemas, pero sí para elaborar ornamentos y otros productos a los cuales estas imperfecciones más bien añaden carácter a las piezas. 

 

Una vez transportado y re-clasificado en Santa Cruz, sólo el  cuarzo perfecto, impecable y cristalino se utiliza para el corte de gemas de la Bolivianita y el control de calidad que se realiza en todas las etapas de producción garantiza una gema de corte impecable y uniforme.

Gemas limpias

 

Aproximadamente entre 1 y 2% de la producción bruta de la mina se convierte en gema limpia (material aserrado listo para ser tallado) y de éste 1 a 2% únicamente 0,4 a 0,5 % es ametrino. Es decir que de 1.000 kg  de producción bruta se recuperan cuatro kilos de ametrino limpio.

Se suma a estas riquezas el ametrino, o Bolivianita, un  mineral único en el mundo y relativamente nuevo en el mercado, bautizado inicialmente como Bolivianita y catalogado científicamente como Ametrino por la combinación del amatista y citrino. Según crónicas, este mineral fue descubierto en el siglo XVII, pero recién ofrecido al mundo hacia los años 80 y explotado como merece serlo desde principios de los años 90, junto a  Minerales y Metales del Oriente, logra consolidar la concesión de la mina Anahí que alberga al sorprendente mineral.

 

Esta particular combinación, la aparición de los colores violeta y ámbar en el ametrino es el resultado de los diferentes estados de oxidación de hierro en el cristal que se produce debido a la presencia de gradientes de temperatura durante las etapas de su formación.

 

  1. CONSUMO

 

Inicialmente el mercado de la bolivianita fue Bolivia, pero hoy se exporta al mercado argentino y español, los cuales concedieron un arancel cero para su comercialización. Debemos mencionar que a través del Mercado Común del Sur (Mercosur) se consiguió este arancel preferencial con Argentina, además se realizó convenios con los gobiernos de Jujuy y Buenos Aires para el engarzado de las joyas bolivianitas terminadas.

 

Hay diferentes empresas que tienen convenios con 50 micro-empresas del país aglutinadas en la Asociación de Talladores de Gemas de Santa Cruz, Tarija, El Alto y Potosí, con el objetivo de darle un valor agregado a la piedra en bruto y así incrementar su valor comercial en el exterior. Oscilando el precio de esta gema entre $us 2 y 1.000, dependiendo del tallado final. Cabe resaltar que el costo del kilate de la bolivianita es de $us 5 en el exterior, mientras que como ametrino (nombre denominado por los brasileños) alcanza solo los 0.70 centavos de dólar.

 

El sector joyero del país junto con otras industrias manufactureras, vienen creciendo a tasas cercanas del 3% anual, aunque este crecimiento es muy bajo teniendo en cuenta que el PIB nacional crece en promedio al 4.7% anual. Sin embargo, su gran aporte se enfoca en la generación de empleos, ya que la cadena del sector aglutina aproximadamente a 250.000 trabajadores, desde mineros, distribuidores, orfebres y por último los puntos de ventas.

 

En tanto, el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), indica que las preferencias por las piedras preciosas o semipreciosas vienen en aumento, ya que son cada vez más utilizados en anillos de boda, collares, colgantes y pendientes, lo que significa un potencial mercado y fuentes de empleos para los pequeños, medianos y grandes empresarios del país.

 

  1. EXPORTACIÓN

 

El principal mercado de las piedras semipreciosas es el del sector de la joyería de diseñadores, a los cuales se puede llegar con un buen producto. El país tiene tradición como exportador de minerales, la cual puede utilizar para aprovechar más el potencial de las piedras semipreciosas. En la gestión 2009 Bolivia exportó poco más de 1 millón de dólares en piedras preciosas y semipreciosas, siendo nuestro principal mercado Tailandia. Por otra parte, se destaca que las exportaciones mundiales de piedras preciosas y semipreciosas alcanzaron los USD300.- millones, siendo Hong Kong el principal país exportador con un valor de USD57,8.- millones dando cuenta del potencial de este negocio.

 

Pero más importante aún sería saber combinar las piedras semipreciosas bolivianas con la capacidad de los artesanos bolivianos, produciendo así joyas de alta calidad para la exportación, cuyo mercado es aún mucho mayor que solo la materia prima. Sin duda, una gran oportunidad para crear empleos, y desarrollar centros especializados en ciudades como El Alto o en zonas específicas de ciudades como Santa Cruz, integrando a grupos de diseñadores, minas, talleres y joyerías. Además, si se hace énfasis en la exclusividad de las piedras semipreciosas bolivianas, como por ejemplo, con aquellas que solo se producen en Bolivia, como la “Bolivianita” (una piedra en la que se mezclan el violeta de la amatista y el amarillo del citrino), se podría aprovechar esta cualidad para consolidar y abrir mercados, asegurando así una oportunidad para la creación de miles de empleos que lleven bienestar a las familias bolivianas. El principal mercado boliviano fue Tailandia, país al que se exportó un valor de USD282.067 (1.196 kg), representando un 27% del total de las exportaciones en esta categoría, el mismo presenta tendencias bastantes elevadas de incremento puesto que registra 52% de crecimiento respecto al año 2005. Los mercados que le siguen a Tailandia son, Hong Kong, Brasil y Estados Unidos de América que representan el 26%, 15% y 13% de las exportaciones respectivamente. Entre estos países, el mercado de Estados Unidos de América se caracteriza por registrar el mayor crecimiento de 111%, por lo que muestra señales de mayor demanda cada año.

 

Pese a su popularidad en el exterior, la piedra semipreciosa ametrino, mejor conocida como la ‘bolivianita’ está bajando sus índices de exportación. Según datos el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), la exportación de esta gema entre el periodo 2014-2015  acumularon 2,4 millones de dólares por la venta de 1,8 toneladas, sin embargo se registró una caída del 2% en las ganancias en los últimos dos años y de un 12% menos en volumen de exportación. 

 

 Según la Ley Nº 3998, del 12 de enero de 2009, la bolivianita fue declarada emblema nacional y prohibió su exportación en bruto, pues sólo se pueden exportar piedras talladas. Ante esta situación la empresa capta el material que era exportado en bruto al exterior, comenzó con el tallado en el país generando aproximadamente mil fuentes de empleo, pero con el ejemplo del Brasil donde los yacimientos de gemas generan 12 mil empleos, pensamos nosotros que en los próximos años, llegar a esta cantidad de vacantes para trabajadores netamente bolivianos

Esta normativa obliga que esta piedra preciosa sólo se industrialice en Bolivia, cediendo la concesión de los yacimientos a dos empresas nacionales que además de generar empleos mueven un importante monto económico, debido a la exportación de la “bolivianita”.

 

  1. IMPORTACIÓN

 

Generadora de empleos y divisas. Las minas que contiene la bolivianita se encuentran en el cerro Yuruti, de la provincia Germán Busch, generando su explotación alrededor de 1.000 empleos directos, pero fácilmente su producción puede alcanzar las 12.000 fuentes laborales, que es lo que el propietario de la empresa, prevé captar en los próximos años. También se espera que anualmente genere $us 720 millones en exportación de la piedra tallada, un monto muy superior a los $us 20 millones que se generaba comercializando la gema en bruto.

 

"Actualmente la empresa capta el material que antes estaba siendo exportado en bruto al exterior, comenzamos con el tallado en el país generando aproximadamente 1.000 fuentes de empleo, pero con el ejemplo de Brasil donde los yacimientos de gemas generan 12 mil empleos, pensamos llegar a esa cantidad de trabajadores netamente bolivianos en los próximos años", comentó Rodolfo Meyer, presidente de la empresa Meyer Gems a tiempo de añadir que la nueva normativa obliga que la piedra sea industrializada en Bolivia, exportándose en la actualidad piedras talladas a Argentina y varios países europeos. "Inicialmente el mercado de la bolivianita fue Bolivia, pero hoy se exporta al mercado argentino y español, los cuales concedieron un arancel cero para su comercialización.

 

Debemos mencionar que a través del Mercado Común del Sur (Mercosur) se consiguió este arancel preferencial con Argentina, además se realizó convenios con los gobiernos de Jujuy y Buenos Aires para el engarzado de las joyas bolivianitas terminadas", dijo Meyer.. La empresa Meyer Gems tiene convenios con 50 micro-empresas del país aglutinadas en la Asociación de Talladores de Gemas de Santa Cruz, Tarija, El Alto y Potosí, con el objetivo de darle un valor agregado a la piedra en bruto y así incrementar su valor comercial en el exterior. Oscilando el precio de esta gema entre $us 2 y 1.000, dependiendo del tallado final. Cabe resaltar que el costo del kilate de la bolivianita es de $us 5 en el exterior, mientras que como ametrino (nombre denominado por los brasileños) alcanza solo los 0.70 centavos de dólar.

 

Asimismo, Meyer indicó que se está explotando otras piedras, siendo la más relevante el "topacio camba", que identifica al departamento. "Santa Cruz es rica en piedras preciosas, tenemos bolivianita, topacio camba, agua marina, jade chiquitano esmeralda".Estados Unidos, principal mercado de las joyas bolivianas. Por otro lado, según un informe de la Cámara de Industria y Comercio (Cainco), la producción de joyería nacional de oro y plata tiene como principal país de destino a los Estados Unidos con el 98% del valor total exportado, ubicándose a lo lejos Canadá.

 

Por lo que el destino de las exportaciones de joyería boliviana se encuentra altamente concentrado, respondiendo esto a factores de mejores precios y acceso a mercados bajo regímenes preferenciales en beneficio del sector joyero del país. "Bolivia es un gran productor de oro y plata, entre otros metales y piedras preciosas. El sector de manufacturas de joyería viene transformando los minerales en bruto en la fabricación de joyas con alta calidad e innovación. No por nada, la producción nacional ingresa al mercado más competitivo del mundo, como lo es Estados Unidos", señala el documento.

 

El sector joyero del país junto con otras industrias manufactureras, vienen creciendo a tasas cercanas del 3% anual, aunque este crecimiento es muy bajo teniendo en cuenta que el PIB nacional crece en promedio al 4.7% anual. Sin embargo, su gran aporte se enfoca en la generación de empleos, ya que la cadena del sector aglutina aproximadamente a 250.000 trabajadores, desde mineros, distribuidores, orfebres y por último los puntos de ventas. En tanto, el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), indica que las preferencias por las piedras preciosas o semipreciosas vienen en aumento, ya que son cada vez más utilizados en anillos de boda, collares, colgantes y pendientes, lo que significa un potencial mercado y fuentes de empleos para los pequeños, medianos y grandes empresarios del país.

 

 

Descargar PDF
Descargar Original