Venus y Marte

El artista convierte la escena en una animada escena de comedia, destaca el complicado sistema de espejos que Vulcano ha montado para poder vigilar a Venus. Resulta cuanto menos gracioso, la figura de Marte escondida asomando la cabeza.
   
Supo crear un clima muy personal, en el que el equilibrio formal y el sosiego narrativo de Tiziano dejan paso a un mundo desasosegado, que nace de la combinación de un interés por las perspectivas escorzadas, por una distorsión anatómica en clave manierista y por una frecuente violencia afectiva, a la que contribuye una gama cromática con frecuencia cálida y exaltada.

Es característico del temperamento de Tintoretto, tendente a la escenificación dramática, que no escoja como tema la unión entre los amantes, sino su descubrimiento por el anciano esposo de Venus, Vulcano. Representado en movimiento, Vulcano descubre el pubis de Venus, mientras que Marte se esconde debajo de la cama. El espacio se abre desde el primer plano izquierdo hacia el fondo hacia la derecha, con una asimetría acentuada. Esta dirección queda subrayada por la reducción del muro y la posición de Cupido, así como la perspectiva de las baldosas, que llevan a la habitación contigua. De igual modo, el espejo sugiere una ampliación de espacio, uniéndose con las tres figuras principales en una diagonal. Además, el espejo tiene una segunda e importante función: completa la figura de Vulcano, muy espacial ya por el movimiento, hasta formar una “escultura” visible desde todos los lados. Una impresión reforzada por el vigoroso moldeado, que denota el estudio de Miguel Ángel. Contrasta con ella la figura áspera, casi masculina, de Venus, para la que pudo servir Andrómeda de Tiziano. En la composición, Venus es un contrapeso a la fuerte diagonal.

Otro pintor que retomó el tema, fue Velázquez, que prefiere retratar el momento en que Apolo visita a Hefestos en la fragua para ponerle al corriente de los asuntos amorosos de su mujer Venus.

Obra realizada en Roma en 1630, Velázquez hace alarde de un distinto toque pictórico, más denso en Vulcano y los cíclopes, y colorista, más ligero y deshecho en el manto amarillo y sandalias verdes de Apolo.

Laura Ávila

Autor: Laura Ávila
publicidad
publicidad