Una cura para el VIH estaría a punto de concretarse

Aproximadamente 60 millones de personas han sido infectadas por el SIDA desde su primer informe en 1981. Cerca de la mitad – 25 millones – han muerto por contraer esta enfermedad, considerada una pandemia por haberse propagado a todos los lugares del mundo y considerarse un problema de salud pública. Mientras que 35,5 millones están viviendo con ella. A día de hoy no existe ninguna cura ni vacuna que proteja a las personas contra este brote, aunque algunos medicamentos pueden controlar sus efectos y mejorar, de forma significativa la salud de aquellos que la padecen.

El VIH tiene el mal hábito de permanecer en estado latente (o “dormido”) en ciertos grupos de células, invisible al sistema inmunológico y a cualquier medicina usada para atacar el virus. Hacer salir a estos “huéspedes” indeseables y luego eliminarlos es un requisito previo para conseguir una cura. Y ya una investigación asegura estar muy cerca de encontrar la forma de hacerlo. Científicos del “Instituto Nacional de las Alergias y Enfermedades Infecciosas” de Estados Unidos ha creado un nuevo anticuerpo, que además de exponer al virus, ordena al sistema inmunológico a que le elimine de tu cuerpo.

El hecho que un anticuerpo sea capaz de realizar dos acciones al mismo tiempo es un hallazgo impresionante, debido a que este adquiere la capacidad de reconocer dos cosas diferentes. Para ser más específicos, el anticuerpo activa el VIH latente en las células sanguíneas, pasando a ser eliminado a través de lysis, un proceso de destrucción o disolución de glóbulos rojos, bacterias o cualquier antígeno por medio de lisina.

Como fue descrito en la investigación, el hallazgo se logró dirigiendo el anticuerpo a una parte puntiaguda de la partícula de VIH llamada cubierta, esta ayuda al virus a adherirse a las células para luego invadirlas. Esta estructura microscópica es parecida a una naranja atravesada con varias paletas de caramelo, siendo esta última la que hace el contacto inicial con las células sanguíneas llamadas CD4 (un receptor que se encuentra en los glóbulos blancos). El lugar en el que el virus se adhiere a las células presenta pocas alteraciones, lo que hace difícil diferenciarle de otros virus. Esto dificulta la labor de los anticuerpos, debido a que deben ampliar su rango de actuación si desean eliminar el VIH.

La segunda acción del anticuerpo es hacer que el sistema inmunológico elimine el virus. Como objetivo, se enfocaron en una proteína celular llamada CD3, que forma parte de un receptor encontrado en glóbulos blancos llamados células T, uno de los focos de ataque del VIH. Gracias al CD3, logra activarse el virus latente en las células infectadas, provocando que se revuelvan. Esta acción es reconocida por el anticuerpo y avisa al sistema inmunológico para que luego comience el proceso de lysis y el virus sea eliminado.

Para resumir, el virus es activado y posteriormente queda descubierto, vulnerable al efecto de medicinas y también del sistema inmunológico, logrando destruir la célula en la que residía. Todo esto suena hermoso en la teoría, pero aún falta determinar su efectividad en seres humanos, debido a que este estudio fue realizado sobre primates no humanos. Antes de llegar a una futura cura, se deberá hacer el estudio sobre otros animales, para luego ser probado en humanos. Un gran avance.

Por: Aquiles Páez

Autor: Comofuncionaque.com
publicidad
publicidad