¿Sexo durante el embarazo? Te lo contamos todo

Estar embarazada no tiene porqué ser sinónimo de dejar de tener sexo con tu pareja. De hecho, muchas mujeres sienten que su libido aumenta durante estos meses y notan que tienen más ganas de hacer el amor. Si es tu caso, no te asustes. No es nada raro y, siempre que tu embarazo sea normal y no te hayan alertado de ningún riesgo específico, no tienes porque dejar de meterte entre las sábanas con tu chico.

De hecho, según algunos expertos, el sexo durante el embarazo puede resultar beneficioso, tanto para ti, como para el bebé, como para tu pareja. Buena noticia, ¿no? Pero, vayamos por partes:

-. Durante el embarazo tengo más ganas de sexo. ¿Es normal? Totalmente. Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo provocan un aumento del apetito sexual en algunas mujeres. En otras, en cambio, el baile de hormonas, el cansancio o las náuseas se traducen en pocas ganas de sexo. También durante los diferentes meses del embarazo el deseo sexual puede variar. Así que no te extrañes si pasas de tener muchas ganas a tener muy pocas.

-. ¿La penetración puede golpear o dañar al bebé? No, puesto que el cuello del útero está cerrado y que además, el bebé se encuentra protegido por el líquido amniótico.

-. ¿Qué posturas se pueden practicar?: Al principio de la gestación se pueden realizar prácticamente todas las posturas, aunque lógicamente, habrá que tener un poco más de cuidado, sobretodo si sois muy vigorosos, especialmente porque algunas zonas, como los pechos, están más sensibles y un contacto muy apasionado puede llegar a doler.

- ¿Qué posturas son más indicadas cuando el embarazo está más avanzado?

A medida que avanza el embarazo, la barriga de la madre se convierte en un obstáculo y hay ciertas posturas que permiten una mayor comodidad. Así, por ejemplo, las posturas en las que la chica se pone de lado o encima os resultarán más cómodas y evitarán que la tripa quede entre los dos. Es cuestión de ir probando y de encontrar la forma que os vaya resultando más placentera en cada momento.

-. ¿Con qué frecuencia puedo hacerlo?: no existe una frecuencia más allá de lo que a vosotros os resulte cómodo o placentero. Así que, si tenéis ganas y el médico no os ha dicho lo contrario, ¡dejaros llevar!

-. ¿Hay que utilizar condón? No es necesario. A menos, claro está, que sospechéis que exista algún riesgo de enfermedad de transmisión sexual. En este caso, es vital utilizar preservativo y acudir al médico para que diagnostique la enfermedad y la trate en caso de que exista.

-. ¿Es seguro masturbarse durante el embarazo? Sí, siempre que el médico no te haya indicado lo contrario.  También es posible utilizar vibradores y otros juguetes sexuales, pero algunos médicos aconsejan limitar su uso a la estimulación externa (clítoris). Puedes consultarlo con tu ginecólogo, pero eso así, asegúrate de limpiarlos bien después de cada uso para evitar infecciones.

- ¿Es seguro tener sexo oral o sexo anal durante el embarazo? En principio, durante el embarazo se puede practicar sexo oral sin problemas. Sólo existe una limitación, si la embarazada es quién lo recibe, hay que evitar soplar en el interior de la vagina (no es una práctica muy normal), ya que una burbuja de aire podría bloquear un vaso sanguíneo y provocar una situación peligrosa para la madre y el bebé. En cuanto al sexo anal, no es recomendable, ya que muchas mujeres suelen tener hemorroides durante el embarazo y el sexo podría ser doloroso, provocar sangrados e, incluso, una infección.

-. ¿Tener sexo en las últimas semanas puede adelantar el parto? No está demostrado que mantener relaciones sexuales pueda avanzar el parto.  Esta creencia se debe a diferentes motivos, por ejemplo al hecho de que el semen contiene prostaglandina, que es una hormona que se utiliza para provocar el parto. Sin embargo, los médicos creen que en una eyaculación no hay suficiente cantidad para tener este efecto. También, se dice que el orgasmo puede provocar contracciones en el útero o que la estimulación de los pechos tiene un efecto acelerador del parto, pero nada de esto se ha podido demostrar científicamente. Así que, no temáis.

Puedes encontrarme en Twitter: @vickyty

Autor: Vicky Brooks
publicidad
publicidad