La mamá de Louise Bourgeois

Louise Bourgeois (París 1911- Estados Unidos 2010) es una de las artistas que ha dejado una profunda huella en la Historia del Arte.

Escultora y artista cada una de sus obras nos supone un reto a descubrir. A lo largo de su dilatada carrera la artista fue creando un lenguaje propio en el se aprecian influencias de los principales movimientos de vanguardia del siglo XX. Surrealismo, Expresionismo Abstracto y el Posminimalismo están presentes en su obra, aunque siempre innovando.

Sus obras hacen referencia a su mundo interior. Mantuvo una afectuosa pero complicada relación con sus padres. El padre de Bourgeois engañaba a su madre, siendo esta cómplice de la situación. Para Louise que adoraba a su madre, fue un episodio traumático, que influyó en su obra durante algún tiempo.

La madre de Bourgeis aunque era muy cariñosa, también era posesiva y controladora con su hija. Esto se percibe en su escultura Mamá, ubicada en el exterior del Museo Guggenheim de Bilbao. La escultura de casi 9 metros de altura pertenece a una serie inspirada en la araña, motivo que apareció por primera vez en varios dibujos realizados por la artista en los años 40, y ocupó un lugar primordial en su producción durante la década de 1990. Las arañas se presentan como una oda a su madre que era tejedora. La maternidad es el tema central de la obra. Pone de manifiesto su duplicidad y ambigüedad, la madre es protectora y depredadora al mismo tiempo. La araña utiliza la seda tanto para fabricar el capullo como para cazar a su presa. Así podemos observar que la maternidad puede ser frágil y fuerte al mismo tiempo. Sentimientos complicados y enmarañados que presenta una madre hacia sus hijos, y los hijos hacia su madre. Debido a su afán de proteger, tal vez merme la capacidad de enfrentarse al mundo de los hijos.

Esta imponente Mamá gigantesca se sostiene sobre unas ligeras patas que semejan arcos góticos, realizan la función de jaula y, a la vez, de guarida protectora de una bolsa llena de huevos que se encuentran peligrosamente adheridos a su vientre. Ambigüedades de nuevo. La araña provoca miedo y pavor pero debido a su gran altura equilibrada sobre sus ligeras patas, transmite una vulnerabilidad casi conmovedora.

Laura Ávila

Autor: Laura Ávila
publicidad
publicidad