"La huella" en dos versiones con dos Michael Caine muy distintos

Dos películas que atrapan con una serie de trucos que resultaron insólitos en su estreno de los años 70 y que no han sido superados en ingenio y truculencia. “Sleuth” (Sabueso) se ha conocido en el mundo entero como "La huella": un ejercicio teatral del inglés Anthony Shaffer, complejo y cautivante, que encontró en el cine dos versiones diferentes. Y en las dos: Michael Caine, cambiando de personaje. 

En 1972, Sir Laurence Olivier, de 65 años, estaba considerado el actor-director más importante del mundo en el teatro y el cine. Para la versión cinematográfica de Sleuth se decidió unirle a Michael Caine, un "chico" de 39 años que aún no había tenido ningún personaje ni película importantes— que interpretaba a un actor pobre, aún desconocido, pero vigoroso y atractivo, invitado a la mansión del rico escritor de novelas policiacas que era el marido de su amante.

Tal es el comienzo de una obra teatral de dos horas en la que, en dos actos, se suceden una serie muy ajustada y encadenada de perversiones entre dos hombres que se detestan y se atraen... flotando en el aire una ambición de venganza muy acusada, con una mujer de por medio.

Laurence Olivier imponía mucho por su trayectoria, pero a poco de empezar a trabajar Michael Caine recibió la fórmula de hacerlo de igual a igual.

— No sé cómo llamarle a usted. La verdad es que me impone muchísimo.

— Muy sencillo, empieza por tutearme. Y llámame Larry, como mis amigos.

La aventura interpretativa fue muy interesante para los dos, pero Caine no estaba acostumbrado a un ritmo tan estricto como el que imponía el director Joseph L. Mankiewicz, con largas sesiones de ensayos, además de los difíciles maquillajes y cambios de vestuario. En muchos aspectos fue una pesadilla. Así que cuando su gran amigo Harold Pinter (1930-2008; Premio Nobel de Literatura 2005) le propuso escribir para él una nueva versión, el actor se entusiasmó.

Yo siempre había dicho que odiaba hacer remakes de grandes películas, así que me negué una y otra vez... hasta que Harold me dio este guión que es muy distinto. Respetando lo esencial de la obra, el fondo de perversa venganza que hay entre los dos personajes adquiere una atmósfera inquietante muy distinta. A la que el director, Kenneth Branagh aportó un ritmo endiabladamente apasionante.

En 2007, 35 años después, Caine hace el papel de Olivier y Jude Law se ocupa del joven actor atrapado en un círculo de amor y odio siniestro con un impactante desenlace. La resolución llega después de casi hora y media, mucho menos duración que el original de dos horas y veinte: y en esta manera de desarrollar la historia está la clave de su fascinante y más moderna "mirada" sobre un mismo tema.

Es una historia de sabuesos y de huellas que en manos de Harold Pinter puntualiza más las acciones y lo que no se dice, que las propias palabras del texto. Un juego de engaños con muchas capas muy teatrales en un caserón que da miedo porque tras su elegante modernidad (o en la primera versión, su señorial elegancia) esconde ancestrales pasiones desbocadas entre la riqueza y la pobreza, la veteranía de quien odia ser desplazado por falta de vigor y la juventud arrolladora de un ser ambicioso.

Nunca vemos a la mujer que se disputan, pero parece estar presente. Nunca sabremos exactamente los motivos de la misteriosa invitación del dueño de casa... pero entre muchos misterios nos quedamos inquietos y sobrecogidos por una historia policiaca que no se parece a ninguna otra, aunque tenga bajo la manga el eterno conflicto del hombre que lo tiene todo ... pero hará lo imposible por recuperar lo único que le han arrebatado: ¿su mujer?, ¿su juventud?, ¿su ingenio?, ¿su talento?...

Ambos actores permiten que Kenneth Branagh y Harold Pinter —director y guionista— desarrollen un trabajo que supera en mucho el original. Aquella Huella está bien como está, resuelta con un estilo clásico, pausado, pero esta otra es mucho más atractiva con una magnífica realización de Branagh, quien juega con la cámara y la fotografía para hacernos cómplices del temible gancho de "espiar" constantemente el juego de representaciones continuas de sus actores-personajes.

Por eso la película apasiona desde las primeras secuencias en que vemos a los protagonistas desde arriba, como vagos muñecos: los brazos de Jude y la mano de Caine... A partir de allí los espectadores seremos luces y sombras, objetos de lujo, mirones fascinados a través de copas de cristal, ojos avizores por algunas persianas; primeros planos de ojos y labios, siempre adheridos a la trama e intentando formar parte de una amenaza que nos atañe como si fuéramos piezas de un endiablado puzzle.

Horacio Otheguy Riveira

Autor: Horacio Otheguy Riveira
publicidad
publicidad