Cubismo: La transformación del arte

La 'Colección Cubista de Telefónica', expuesta actualmente en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, repasa la evolución del cubismo con una mirada especial a la obra de Juan Gris.

La deconstrucción de la realidad representa el núcleo formal del cubismo, movimiento que abandona la apariencia de la cosas para adoptar una perspectiva múltiple de las mismas. Y esa expresión es la desfigura la visión del mundo del artista para dejar en manos del espectador precisamente la labor contraria, la de reconstruir su sentido creativo.

Sus formas, líneas y colores originaron la esencia de las vanguardias artísticas en Francia a principios del siglo XX, propuestas y técnicas que ahora recoge la ‘Colección Cubista de Telefónica’, expuesta hasta el 29 de junio en el Museo de Bellas Artes de Sevilla y que viajará posteriormente a Alicante. La muestra se centra en la figura de Juan Gris, máximo exponente junto a Pablo Picasso y Georges Braque, para recorrer a continuación la obra de artistas contemporáneos que trabajaron en París y analizar finalmente la expansión de una corriente que inspiró a artistas españoles y latinoamericanos. 

La obra de Gris representa ese punto intermedio del cubismo que, sin llegar a la abstracción absoluta, juega libremente con las geometrías de unas imágenes que evolucionan de la rigidez formal hacia composiciones cada vez menos extremas. Una técnica que el autor transforma a partir de los años 20, dejando atrás pinturas como ‘La Guitare’ (1918) o ‘Arlequín’ (1918) para deconstruir el naturalismo de ‘La fenêtre aux collines’ (1923) o la figura humana en ‘La Chanteuse’ (1926).

El legado cubista manifiesta también su progreso, unas veces hacia el realismo y otras hacia la abstracción más pura, a través de obras de artistas que se sumaron a un movimiento que vivía en París su máxima expresión.

André Lhote, Albert Gleizes, Jean Metzinger o María Blanchard son algunos de los creadores que recoge la muestra y en los que se advierte los matices de una corriente que sobrevivió a la Primera Guerra Mundial conformando una identidad múltiple a la que han contribuido artistas españoles como Daniel Vázquez Díaz o Manuel Ángeles Ortiz, y latinoamericanos como Vicente Huidobro o Alejandro Xul Solar. 

Un lenguaje que bebió de la transformación de la realidad para romper con la visión conservadora del arte y que encontró precisamente en esa variación una seña de identidad que le ha permitido mantenerse en el tiempo otorgándole incluso la capacidad de fusionarse con otras manifestaciones como la poesía.

J.C. Reina

Autor: J.C. Reina
publicidad
publicidad