Casa pintada

                                                                                   Al maestro Cortázar

Frente a donde vivíamos había una casa pintada. No es verdad que yo lo leyera y después lo aprovechara para hacer un cuento. En aquella época, Granada acababa bruscamente en descampados y cortijos abandonados, como todas las ciudades pequeñas. Nosotros vivíamos cerca de ese limes inolvidable.

Aunque nos daba reparo pasar frente a ella, no había otro camino para ir a la escuela y aún a los cortijos, sin dar un oneroso rodeo. Además, no podíamos evitar echar un vistazo a las ventanas y el portal, tan bien pintados sobre aquella pared donde, durante años, sólo habían campeado carteles encolados en paneles publicitarios.

Nuestro padre trabajaba haciendo Seguros y, cada cierto tiempo, nos trasladábamos de ciudad. Así, también nos fuimos de allí, para siempre. Con el tiempo, dejamos de hablar y de pensar en la casa pintada sin una vergüenza inconfesable y retrospectiva. Crecimos, cada uno siguió su propia vida, y aquel episodio prodigioso hubiera caído en el olvido, de no haberme dedicado yo a escribir cuentos.

Muchos años después, por circunstancias que no hacen al caso, volví a Granada. De repente en el hotel, recordé el cuento de la casa pintada, uno de mis favoritos. Tenía toda la tarde por delante, así que decidí ir a echar un vistazo. Sin muchas esperanzas, pues todo habría cambiado, desaparecido por la especulación.

Mi sorpresa se convirtió en estupor cuando comprobé que, en efecto, la vieja pared pintada era ahora un bloque nuevo de viviendas. A unos pocos pasos de ella se levantaba nuestra casa, la nuestra, pintada en el muro. 

(Texto incluido en La Llave Dorada, Madrid, Talentura, mayo 2014).

Autor: Carlos Almira Picazo
publicidad
publicidad